La multidisciplinariedad es importante en el desarrollo web

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Seguramente os habréis dado cuenta de que en los últimos tiempos la diversidad de perfiles en el desarrollo web ha ido aumentando según el incremento de las necesidades y la profesionalización de nuestra profesión lo requería. La figura del “diseñador web” ha desaparecido tal como la conocíamos y se ha transformado (o ramificado) en desarrolladores back-end, front-end, UX, UI, etc. La especialización lo llaman. Pero, ¿es esto lo ideal?.

La importancia de la especialización

Muchos de nosotros somos completamente autodidactas. Hemos ido aprendiendo sobre la marcha cuál era el proceso de desarrollo de un producto web. En ocasiones nos hemos equivocado y en otras hemos acertado, pero la mayoría de veces hemos tenido que hacer cosas que no entendíamos completamente pero que eran necesarias. Estoy seguro de que muchos habéis pensado en más de una ocasión en dedicaros a otra cosa en cuanto os habéis ido dando cuenta de todas las cosas que se necesitaban saber para que una web funcione correctamente.

Sin embargo, y a pesar de todo esto, la tendencia actual es la de apoyar incondicionalmente la especialización en un área de trabajo en particular, ya sea maquetación, programación, diseño, usabilidad, etc. de manera en la que cada integrante de un equipo de desarrollo se puede dedicar exclusivamente a una tarea, cosa con la que se mejora la productividad y el trabajo en cuestión.

Si bien este razonamiento tiene toda la lógica del mundo, y es la manera en la que se debería de trabajar en todas las profesiones, es un arma de doble filo.

El especializarse en un sólo ámbito crea dificultades a la hora de trabajar con otros especialistas en otros campos viendo como ajenas, tareas que en realidad son competencia de uno mismo y viceversa.

mac-computer

Multidisciplinar hasta la tumba

Para las personas, que como yo, están ávidas de conocimiento y de aprender cosas nuevas cada día, es difícil especializarse en una sola cosa. El interés y la necesidad personal de crear, descubrir y realizar mi labor por uno mismo es lo que realmente me gusta de esta profesión. Esta idea, a algunos les parecerá muy romántica o egoísta, pero yo prefiero verla como necesaria.

Y la pregunta es, ¿porqué está tan mal visto ser multidisciplinar?

La principal desventaja que se le ve a ser multidisciplinar vendría a resumirse con un dicho muy español: “El que mucho abarca, poco aprieta”. Aunque como esta frase no queda lo suficientemente hipster como cita destacada en el artículo, utilizaré una mucho mejor:

“Aprendiz de todo, maestro de nada”.

Y la percepción de esta frase, no es totalmente desacertada al fin y al cabo. Si no nos especializamos en nada y deseamos saber un poco de todo, no seremos realmente buenos en nada y por tanto no destacaremos sobre la multitud. Pero en mi opinión, no hay que confundir el ser multidisciplinar con el no ser bueno en algo.

La multidisciplinariedad nos otorga la sabiduría necesaria para lidiar con todo tipo de situaciones y por tanto nos hace crecer como personas y como profesionales, y eso es algo impagable. También es la labor del perfil multidisciplinar comunicar a las partes de un equipo que no se entienden entre sí y sacarlos de sus zonas de confort.

Por tanto, ¿qué sentido tiene limitarse a saber una cosa?. El verlo de una manera negativa, depende de uno mismo.

¿Entonces debo especializarme en algo o ser multidisciplinar?

Ya hemos dicho que ser multidisciplinar otorga ciertas ventajas, pero a veces serlo no depende de uno mismo, ni todo el mundo puede serlo. En esta profesión se da por sentado que el que se dedica a ello, tiene una predisposición a estar aprendiendo continuamente, pero en el caso de ser multidisciplinar el  problema es que la gran cantidad de conocimientos que se necesitan actualmente para desempeñar esta profesión pueden saturar a cualquiera. Es interesante saber cómo discernir en qué centrarse para poder ser verdaderamente multidisciplinar y para ello es interesante tomar ciertas circunstancias como factor determinante.

  1. En la variedad está el gusto: Ser generalista te da la oportunidad de estar al día en distintas tecnologías y técnicas de desarrollo que en ciertas ocasiones pueden aportar luz a distintos proyectos, al ser capaz de introducir las últimas innovaciones en el mundillo. Esto te permitirá mantener tus capacidades y tu agilidad mental.
  2. Tu sitio son los equipos pequeños: Organizaciones de pequeñas dimensiones necesitan de gente “todoterreno” capaz de afrontar retos de distinta índole y capaces de coordinar a los especialistas.
  3. Eres freelance: Ser autónomo es casi equivalente a ser multidisciplinar porque en muchas ocasiones te verás obligado a lidiar con proyectos complejos en los que no contarás con ningún tipo de ayuda.

Seguramente no serás un rockstar

Como he dicho antes, tener que estar al día de tantas cosas evita que puedas destacar en ninguna, y eso en cierta manera hace que los desarrolladores multidisciplinares esten, en su mayoría, destinados a permanecer en un segundo plano de la industria y que no sean los que traigan técnicas innovadoras que todo el mundo adopte, sino que sean los que descubran todas esas novedades desde su oficina, revisando alguno de sus feeds sobre desarrollo web.

Empecé a tocar ordenadores a mediados de los 90 embelesado por el auge de la era multimedia y las posibilidades que ofrecían aquellos cacharros ahora antediluvianos. Con el boom de internet empecé a interesarme por la confección de webs y me centré en aprender HTML y CSS cuando mis necesidades creativas me pedían tener algún tipo de presencia en la red y tras crear un blog con Wordpress, empezó lo que ahora es mi profesión.

Comentarios arrow

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.