Herramientas de prototipado. Qué son y para qué sirven

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cuando a uno le encargan el diseño de una página web, lo primero que tiene que preguntar al cliente es qué objetivo u objetivos tiene esa web. Partir de la base de la resolución de un problema (complejidad de uso, bajas ventas, etc.) o la consecución de un objetivo (conseguir más contactos, aumentar tiempo de permanencia, bajar la tasa de rebote, etc.), hará que el planteamiento de esa web no quede supeditada a gustos estéticos o caprichos de algún directivo de la empresa.

Poner todo en un contexto estratégico ayuda a no malgastar esfuerzos y dinero en cambios posteriores.

Pero no nos engañemos. Es muy difícil, por no decir imposible, que una persona que no está acostumbrada a elaborar mentalmente estructuras de información para sitios web, se de cuenta sin verlo, de cuál es el mejor flujo de información y apartados para su web.

Para eso existen herramientas especiales de prototipado (wireframing en inglés) que te ayudarán en estas primeras fases, a definir junto con tu cliente, cómo será su web y qué apartados tendrá.

Estas herramientas, por su facilidad de uso, te permiten desarrollar los esquemas básicos de todo el sitio web y poder realizar ajustes sin tener que rectificar ni una sola línea de código.

Además, desde el punto de vista del cliente, ver su web completa (de modo esquemático) antes de la etapa de desarrollo, le permitirá analizar si es eso exactamente lo que necesita. Pudiendo ajustar muchísimo más también de nuestra parte, el presupuesto que se le presenta.

Aunque no lo evitaremos del todo, este tipo de fases anula la típica situación del cliente que quiere pagar por un Fiat 500 pero que por los cambios sucesivos en el desarrollo, se termina llevando un Ferrari. Sin pagarlo, obviamente.

De lo que se trata es de poder realizarlo de forma ágil y rápida, por lo que en estas etapas, trataremos de evitar los esquemas en Photoshop, Illustrator o similares. Una vez tengamos los esquemas de navegación y estructura firmados y aceptados, si podemos “mejorar” visualmente estos esquemas, pero en una primera instancia, debemos mantenerlos lo más simple posible.

Muchas veces, aún sin saberlo, en la primera reunión con el cliente, en un folio y con rotulador, estamos prototipando sus ideas. El problema que tiene esto, es que debemos tener una experiencia inmensa y una mano prodigiosa para respetar proporciones y tamaños que no nos condicionen luego en algún punto del desarrollo. Por ese motivo, es fundamental pasar estos bocetos a una herramienta que respete las proporciones y tamaños reales de la web.

¿Cómo elegir la mejor herramienta?

Básicamente la mejor herramienta es la que más te guste, pero para poder seleccionarla de manera profesional, te dejo algunas características que debería tener la elegida:

  1. Curva de aprendizaje: Una herramienta que ayude a definir la usabilidad de un sitio y que no sea usable debe ser el oxímoron más grande del universo, por lo que si la herramienta es buena, pocos minutos de “juego” te deberían bastar para aprender a usarla.

  2. Tiempo de desarrollo: Como dije antes, este proceso debe ser super ágil y dinámico. Independientemente de los elementos que tenga el sitio, realizar un esquema completo, no te debería llevar más de una hora.

  3. Fidelidad del resultado: Una cosa es sencillo y otra cosa es chapucero. Si el prototipo se genera rápido pero no es fiable ni en tamaños ni en proporciones, de poco valdrá como soporte del desarrollo final. Los esquemas, aunque básicos, deben ser una representación exacta de cómo será la web cuando le pongamos el diseño y la programación encima.

  4. Herramientas de colaboración: Sería un punto a favor que puedas compartir tu proyecto y que el cliente incluya comentarios y notas sobre el mismo sin salir del entorno de desarrollo.

  5. Exportación: Por supuesto una vez realizado el esquema, tu intención será poder exportar eso a un formato que te sea útil. PDF, PNG, HTML, etc.

  6. Comunidad y soporte: El desarrollo y el diseño web es algo que evoluciona muy rápido. Por lo tanto, nuestro software tiene que tener una buena empresa detrás que le brinde soporte y que trabaje por mantener actualizado el programa. Además de eso, si son lo suficientemente abiertos, pueden disponer de una comunidad amplia que desarrolle sus propios “extras” para ese software. En el caso de estos programas, hay algunos que ofrecen packs de GUI (graphical user interfaces) que ayudan a ahorrar mucho tiempo (ventanas de login, plugins de Twitter, Facebook, etc.)

Para terminar, os dejo un post donde presentan 20 herramientas de wireframing seleccionadas.

Y tú, ¿utilizas alguna herramienta de prototipado? ¿para qué y cómo la usas?

 

Licenciado en Diseño Gráfico y Publicidad por la Universidad de Buenos Aires. Lleva vinculado más de 19 años al mundo de la publicidad, el marketing y la tecnología, trabajando para agencias de Argentina, Estados Unidos y España. Dirigió 8 años el Departamento Creativo de Servilia. Ha participado como ponente o formador en innumerables eventos de divulgación sobre los beneficios de las redes sociales, el desarrollo web y el marketing. Organizador y ponente de la Primera Semana de las Redes Sociales de Castilla y León Docente de marketing online, personal branding y posicionamiento de la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Valladolid Manager de la ciudad de Valladolid de la Asociación de Desarrolladores Web de España y especialista en Usabilidad Web y técnicas de posicionamiento Blogger por catarsis y proyecto permanente de fotógrafo

Comentarios arrow No hay comentarios

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.